De la chatarra de aluminio a la bobina de aluminio en 2017

ALUMASA tiene como objetivo a medio plazo la integración vertical de su proceso productivo. Ésta permitirá recuperar desechos de aluminio y transformarlos en bobinas de aluminio para después ser lacadas.

Éstas bobinas se lacan en espesores relativamente finos, entre 0,25 y 1,5 mm. Esto quiere decir que es necesario fundir el material, eliminar las impurezas y posteriormente transformarlo en bobinas de 8 mm que necesitarán reducir su espesor en un proceso posterior. Para obtener la bobina de 8 mm de espesor, el material líquido pasará entre dos grandes rodillos que facilitarán la solidificación del aluminio y el posterior enrollamiento de la banda. Los dos rodillos son el corazón de la llamada ‘colada continua’. ALUMASA adquirió en 2015 una colada continua ‘PECHINEY’, y a día de hoy esta colada cuenta con la tecnología más avanzada. Se prevé que a mediados de 2017 la maquinaria esté en funcionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *